Fecha: 13/06/2009 | Última Edición: 20/09/2009






Donatien Alphonse François de Sade, mejor conocido como "el marquez de Sade"; nació en el Hotel Condé en París, en el seno de una antigua familia aristocrática. Era hijo del conde Jean-Bastiste François Joseph de Sade y de su esposa, Marie-Eléonore de Maillé de Carman, dama de compañía de la princesa de Condé. Se educó en Provenza, en la abadía de Saint Léger d'Ebruil bajo la tutela de su tío, el abad de Sade, erudito y libertino, biógrafo de Petrarca y corresponsal de Voltaire, que más tarde sería arrestado en un burdel. En 1750 regresó a París, donde estudió en el Instituto Louis-le-Grand, regentado por los jesuitas y dedicado especialmente a los hijos de aristócratas. Estudió poco pero sí leyó todo lo que pudo sobre literartura francesa. A los 16 años siguió la carrera militar, convirtiéndose con el tiempo en capitán del regimiento real. Posteriormente participó en la Guerra de los Siete Años, de la que fue desmovilizado en marzo de 1763 instalándose en el castillo familiar, en Lacoste (Vaucluse). Quiso casarse con la señorita de Laurais, castellana de Vacqueyras, pero su familia se opuso y arregló su matrimonio, el 17 de mayo de 1763, con Renée-Pélagie de Montreuil, hija de un rico magistrado con poderosas relaciones en la corte. El matrimonio tendría dos hijos, Louis-Marie y Donatien-Claude-Armand, y una hija, Madeleine-Laure.

Muchas de las obras de Sade contienen explícitas (y a menudo repetitivas) descripciones de violaciones e innumerables perversiones, que en muchas ocasiones incluyen violencia y a veces llegan a trascender los límites de lo posible. Los libertinos que protagonizan las obras de Sade fundan su filosofía en un resuelto desprecio de las normas morales y en el odio a la ética religiosa. En la naturaleza, afirman, el fuerte gana y el débil pierde; por lo tanto todas las leyes y éticas, diseñadas como son para proteger al débil, son vistas como antinaturales.

Numerosos artistas, especialmente los preocupados por la sexualidad, han sido repelidos o atraídos por la obra de Sade.

A principios del siglo XX, el poeta Guillaume Apollinaire editó las obras del marqués de Sade 1 , a quien consideraba "el espíritu más libre que haya existido jamás". Los surrealistas lo reivindicaron, considerándolo uno de sus principales precursores,

Después de la Segunda Guerra Mundial, en Francia, un gran número de intelectuales prestaron atención a la figura de Sade: Pierre Klossowski (Sade mon prochain, 1947), Georges Bataille (La literatura y el mal), Maurice Blanchot (Sade et Lautréamont, 1949) y Roland Barthes y Jean Paulhan. Gilbert Lély publicó en 1950 la primera biografía rigurosa del autor.

Simone de Beauvoir (en su ensayo ¿Debemos llevar a la hoguera a Sade? (en francés Faut-il brûler Sade, Les Temps modernes, diciembre de 1951-enero de 1952), y otros escritores, han intentado localizar vestigios de una filosofía radical de libertad en los trabajos de Sade, precediendo al existencialismo en unos 150 años.

Uno de los ensayos en Dialéctica de la Ilustración (1947) de Max Horkheimer y Theodor Adorno se titula "Juliette, o la Ilustración y la moral", e interpreta el comportamiento de la Juliette de Sade como una personificación filosófica de la Ilustración. Del mismo modo, el psicoanalista Jacques Lacan postula en su ensayo "Kant avec Sade" ("Kant con Sade") que la ética de Sade fue la conclusión complementaria del imperativo categórico postulado originalmente por Immanuel Kant.

Andrea Dworkin veía a Sade como el ejemplar pornógrafo que odia a la mujer, apoyando su teoría en que la pornografía inevitablemente guía hacia la violencia en contra de la mujer. Un capítulo de su libro Pornography: Men Possessing Women (1979) está dedicado al análisis de Sade. Susie Bright afirma que la primera novela de Dworkin Ice and Fire, rica en violencia y abusos, puede ser interpretada como una versión moderna de Juliette.















Contenido:

Eugenia de Franval.pdf

Filosofia en el tocador.pdf

Aline y Valcour.pdf

Cuentos, historietas y fabulas.pdf

Dialgos entre un sacerdote y un moribundo.pdf

Ernestina.pdf

Historia secreta de Isabel de Baviera, Reina de Francia.pdf

Juliette.pdf

JUSTINE o LOS INFORTUNIOS DE LA VIRTUD.pdf

La Marquesa de Gange.pdf

Las ciento veinte jornadas de sodoma.pdf

Los crímenes del amor.pdf



Tamaño comprimido:75.2 Mb



Aqui sus obras:









No olviden votar y agradecer.




EDITADO EL 19/09/2009



Acabo de checar el link, sigue activo. Saludos!!!